Por qué Bad Gyal se parece más a la literatura clásica de lo que piensas

Bad Gyal está revolucionando la música urbana y dance hall. Aunque su repercusión es incuestionable para cualquiera que sepa apreciar este tipo de música, muchos la critican porque dicen que solo habla de sexo, drogas y del dinero que tiene. Sin embargo, las similitudes entre algunas de sus canciones y las grandes obras de la literatura clásica son impresionantes. Vamos, que la generación millennial no tiene nada que envidiar al Siglo de Oro de la literatura. Ya está bien tanta pedantería absurda de algunos. Dentro análisis.

_badgyal_a2d4a7c8

Para realismo mágico el de Bad Gyal y no el de Gabriel García Márquez

TRUST VS LAS PENAS DEL JOVEN WERTHER

Yo me leí este libro creyendo que era solo “Werther” y la verdad es que el título completo es un poco drama queen. Esta obra semibiográfica (como la de la cantante, que habla de sus experiencias) de Goethe es una novela representativa del movimiento Sturm und Drang que se caracteriza por la subjetividad y la emoción como eje central. Trust, por su parte, supone un punto de inflexión donde deja a un lado las frivolidades de otras canciones para hablar de lo que siente: cómo echa de menos a un chico, lo mucho que lo quiere y que se siente sola. No hay menciones al dinero que gana o a salir de fiesta, como en todas las demás.

El protagonista de la obra alemana es Werther, un chico que se enamora de Lotte pero ella está comprometida con Albert. Él se muda para intentar olvidarla pero el momento más trágico para él llega cuando se entera de que se han casado así que entra en una profunda depresión. En otras palabras, Werther no sería el primero al que avisarías para salir de fiesta. La letra de Trust trata justamente ese argumento: “Lo que quiero es tiempo para esperar / Esperar contigo sin hacer na’ “ (la capacidad para esperar lo que haga falta por su amado), “Que yo voy a volver, que voy a volver / Te voy a querer, te voy a ser fiel, fiel” (justo en el momento en el que vuelve a la ciudad donde está Lotte para demostrarle que sigue enamorado).

El final de la trama termina con Werther suicidándose con una pistola tras escribir una carta de despedida. Por su parte, la canción de Trust termina con dos versos que no aparecen antes. El ritmo se baja, se intuye una melodía triste y se escucha la voz de Alba más al natural que nunca: “Bebé, si pienso en la luz que tú me has dao’ / Siento que debo agradecértelo toda la vida”. ¿No es esto una carta de despedida como hizo Werther? Las similitudes son inmensas, ya si se suicida o no queda a la imagen de cada uno…

La novela dio origen a un fenómeno llamado “Fiebre de Werther”. Los hombres jóvenes en Europa vestían la ropa que Werther usaba en la novela e incluso algunos llegaron a suicidarse como hacía el personaje ficticio. Qué curioso que la canción más famosa de la artista de dance hall se llame Fiebre y que sea la más icónica, ¿no? Ahí lo dejo… Eso sí, al menos la “fiebre” de Bad Gyal te dan ganas de perrear y no de quitarte la vida. Bad Gyal 1 – Goethe 0. Perdiste, Goethe.

 

FIEBRE VS RAYUELA

Rayuela de Julio Cortázar está considerada una de las obras maestras de la literatura contemporánea pero el problema es que si se enfrenta a Fiebre de Bad Gyal no le llega ni a los tobillos. Estamos hablando de mucho más que una canción: es un himno generacional, un modo de vida y una filosofía.

-La estructura variable: Rayuela destaca porque puede ser leída desde diferentes puntos del libro y así tener diferentes lecturas del libro. Con Fiebre pasa lo mismo. Aunque sus estrofas se repiten sistemáticamente, la intensidad y el ritmo de éstas van cambiando otorgándole un diferente sentido si lo empiezas desde una parte de la canción u otra. No tiene nada que ver el “Cuando yo te bailo sé que tú te vuelves loco” del 0:20′ que esa misma frase en el minuto 2:06. En el primero es tímido e inseguro y en el segundo entra en un bucle casi psicótico. Una maravilla, vaya. Por eso la canción podría durar lo mismo 2 minutos o 6 y apenas lo notaríamos porque no es la clásica estructura de estrofa lenta y estribillo rompedor en bucle.
-El argumento: Por su composición, definir el argumento de Rayuela sería limitar todos sus matices y diferentes argumentos en función de cómo la leas. Lo mismo sucede con Fiebre. ¿Es simplemente una canción de fiesta (“yo solo te bailo a ti”)? ¿De sexo (“todo aceleraba, tú me seguías dando”)? ¿De amor (“no quería estar atada pero a ti te casaba”)? Es más, no está claro si quiere conseguir a la persona, si únicamente es que sintió conexión con la persona o si llegaron a tener alguna relación (“desde ese momento supimos que iba pa’ largo”). Las interpretaciones son variadas. De hecho, la canción también tiene unos matices de nostalgia y de ansiedad porque esa persona sea la única, especialmente en los últimos segundos cuando baja el ritmo “yo solo te bailo a ti…”.

-El estilo: Tanto Rayuela como Fiebre son obras introspectivas que cuentan una historia desde el punto de vista su protagonista. Sabemos todo lo que sentía la protagonista de Fiebre, pero ¿y si todo lo que percibe de la otra persona son impresiones suyas? No sabemos nada explícito del flechazo.

 

DINERO VS LUCES DE BOHEMIA

Evidentemente comparar Dinero con Luces de Bohemia es una auténtica ofensa, pero lo voy a intentar. Para empezar, porque Bad Gyal no para de tener temazos y de estar en todos los festivales y Ramón Valle-Inclán lo más lejos a lo que ha llegado es a ser el nombre de un instituto de mi barrio.

-Los protagonistas: Max Estrella es un poeta frustrado que gana poco dinero y lo tiene difícil para comer. Por otra parte, Bad Gyal habla justamente de eso en un verso: “estoy harta de currar pero hay que comer”. ¿Casualidades?

-El dinero: La obra de Luces de Bohemia empieza con el protagonista yendo a pedir que le paguen más por la novela que ha escrito. La cantante catalana también muestra esas frustraciones hablando en numerosas ocasiones de la relación que tiene su trabajo con el dinero y que debería ganar aún más.

-La crítica a la gente no trabajadora: El libro de Valle-Inclán tiene como escenario una sociedad en decadencia en la que solo hay éxito para el canalla pero no se valora el genio ni a los trabajadores. Bad Gyal, de una forma mucho más acertada que el escritor, muestra también este asunto: “Nos quedamos hasta las siete y después nos vamos a trabajar / work, work, work, work, work, work”

-El esperpento: El ego desmesurado del señor Valle-Inclán le llevó a decir que había creado un nuevo género literario… y se quedó tan a gusto. Este esperpento se caracteriza por deformar la realidad, recargando sus rasgos grotescos, sometiendo a una elaboración muy personal el lenguaje coloquial y desgarrado. ¿Acaso no es ese el caso de Dinero? “Si yo te doy mi culo es porque te lo quiero dar / Esto pa ti es una ganga / Cuando acabemos el party nos vamos a desayunar / Pero no te quiero en mi cama” La diferencia entre Bad Gyal y Valle-Inclán éste último es un pedante que se cree que hace arte por hacer diálogos sin sentido. Ni punto de comparación con la catalana.

 

INDAPANDEN VS EL GUARDIÁN ENTRE EL CENTENO

El Guardián entre el Centeno es una novela del escritor J. D. Salinger que cuenta la historia de un joven neoyorquino de 16 años. Bad Gyal tenía solo dos años más cuando sacó el tema de Indapanden, de los primeros que sacó junto con la versión de Work de Rihanna de una forma, valga la redundancia, independiente. Igual que Holden, no destacaba por sus estudios y la letra de la canción se parece bastante al argumento, provocó numerosas controversias por su lenguaje provocador y por retratar sin tapujos la sexualidad y la ansiedad adolescente. Por su parte, Indapanden es un canto a dejar claro que ella es la mejor (“la Gyal todo lo quema no deja nada vacío / en la tarima me desfaso y me la suda lo que me dices”). Y por si no queda claro, en el siguiente verso lo repite: “eh, me la suda”. Tiene la misma rebeldía y ganas de hacer lo que le de la gana que Holden. En cuanto a alcohol, tema recurrente de El Guardián entre el Centreno, también habla: “a ron me sabe la boca” y al sexo “y por cómo me miras sé que me quieres hacer tu mujer”.

El protagonista de la obra de Salinger se marcha de la casa donde comparte piso. Se niega a ir casa de sus padres, con quienes tiene mala relación, y prefiere conseguir una casa él solo. Justamente de esa independencia descarada y con la que se siente feliz habla Bad Gyal: “me miro al espejo y pienso que qué bien estoy sola / a mí no me hace falta nadie”. Para terminar, El Guardián entre el Centeno fue tanto una obra vetada y prohibida (la letra de Indapanden es íntegramente en catalán y ya sabemos que el catalán es la polémica interminable -y absurda- incluso en el idioma) como un referente para otras obras (fue el origen -junto con otras canciones- de la discografía oficial que conocemos hoy en día de Bad Gyal).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s